Ciudadanas del mundo

Hay ocasiones que las dudas y las frustraciones se apoderan de mi cabeza como una tormenta. Este fin de semana, omitiendo la farra loca, no pude dejar de pensar en todas las cosas que me inquietan. Que nos inquietan… porque encontrarse con viejos amig@s aparte de revivir memorias hermosas te recuerda todo lo que deberías ser ahora y no eres.

¿Los sueños cambian con los años? No dudo el que haya dejado de soñar, dudo el que tanto pueden crecer nuestros sueños. El sábado en medio de esa jungla llamada Mariscal y por coincidencias del destino vi a Milie, mi amiga de perdición. Mi pana con la que salíamos sin rumbo alguno a recorrer la ciudad, a entrar a cuanto antro se nos inspire, levantarnos un par de chicos (que nos necesariamente nos atraían tanto) hacer que nos inviten un par de tragos y desaparecer. O simplemente a compartir. Teníamos la característica de ser completamente diferentes, yo consumía solo mariguana y muy rara vez. Para ella su mayor vicio era la base, no lo controlaba, ella lo controlaba por eso nunca fue tan grave. Nuestros amigos venían de todas las galaxias y de todas las influencias musicales. Nos perdíamos noches enteras sin temor a que nos roben, que nos dé frio o que tengamos dinero para el taxi de regreso.

La metamorfosis del tiempo nos llegó a las dos, ella se casó con un skinhead… cosa extraña ya que ella era hippie y ahora tienen una hija. Somos diferentes mujeres ahora, pero algo no ha cambiado y es que nos queríamos comer el mundo. Teníamos aspiraciones imposibles, maravillosas. Queríamos cambiar el mundo con paz, amor, sexo y mariguana. Pero con conocimiento también. Yo comunicadora, eterna feminista, con debilidad a los “hombres malos” y ella estudiante de leyes de la central, con mucha sensibilidad social.

A mi edad planeaba dirigir mi propia ONG, organizar un grupo político, haber escrito al menos tres libros. Ella lo que menos planeo fue tener a su hija, salirse de la carrera porque perdió una tercera matrícula y casarse con el Juan. Sé que todavía nos queremos comer el mundo, pero no podemos ya tragarlo crudo. Necesitamos aliñarlo, cocinarlo. Necesitamos pensar en tantas cosas antes de dormir. Ahora hay hijos que cuidar, esposos, diferentes prioridades, necesidades económicas. No puedo decir que mi plan de recorrer el mundo no sigue en pie. No puedo decir que haya algo de lo que me arrepienta. Pero con los años el despedirse es más duro. Las circunstancias nos empiezan a saber ajenas, los encuentros ya no nos aturden. Lo que pude admirar contenta es que seguimos produciendo conocimientos.

En ciertas personas los deseos se van canalizando, necesitan algo en que creer. Eso explica al menos por qué tantas de mis amigas con hogares formados ahora son cristianas. Incluso me he cuestionado también el si creer o no en Dios (pero esa es otra discusión completamente diferente). Lo consideramos todo tres veces antes de hacerlo (al menos yo lo hago). Ya no vamos a la deriva, haciendo préstamos al futuro; sino construyendo los pilares que nos atan más y más al mismo suelo que no siempre queremos. En esa época quizás no sabíamos lo que queríamos, pero fantaseábamos con tenerlo todo. Ahora sabemos lo que podemos tener pero sabemos cuáles son los pasos. Todas tenemos lo que queremos, o al menos lo que estamos convencidas que queremos y no es lo mismo que queríamos a los 17 años. Y SEGUIMOS EN PIE, como diría la canción de SKA-P. No todos estos procesos son teñidos por la tristeza, las páginas se cambian, las personas también. Pero algunos olvidamos las fantasías prematuras. Ahora las individualidades son las que gritan y las amigas verdaderas las que te recuerdan quien eres realmente. Te agradezco mil veces amiga por recordarme que todavía seguimos vivas y somos felices. Mañana nos despertaremos como Pinky y Cerebro para apoderarnos del mundo. El plan lo construimos aquel viernes de noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s