Camino de adoquín

Guapulo, uno de los barrios más antiguos de la ciudad, con el tiempo había adquirido su propia personalidad. Hippies, artistas y músicos llevaban cierta brujeria a esas calles que por más reconstrucciones que recibía mantenía su estructura de tierra y piedra. Fue ahí donde Elena y Juan se encontraron por primera vez, ella pintora y el músico. Elena asistió al concierto de la banda donde Juan tocaba la batería. Se conocieron a los veinte años, y a los cuarenta seguían juntos. Demostrando que en Quito ciertas historias, sí tenían finales felices.

2 pensamientos en “Camino de adoquín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s