Rescatando al correo tradicional

“Escribir cartas es la más deliciosa manera de perder el tiempo”

JOHN MORLEY, George Eliot, Miscellanies

Entre mis tesoros guardo una caja llena de cartas. Cartas de papel, de todos los colores, sabores y diseños. De las que me traen recuerdos y que me permiten leer en las palabras de sus autores muchos de sus sentimientos al escribirlas. Lastimosamente hay que aceptar que se trata de una tradición que se ha perdido. Es innegable que las nuevas tecnologías en comunicación nos han permitido desarrollarnos más rápido y efectivamente, planteando siempre el debate entre si nos acercan más o simplemente nos separan. Pero el escribir una carta para mí siempre tendrá mayor valor, el poder releerlas percibiendo lo que abrigan. También hay que aceptar que hay información que tiene que ser trasmitida de manera inmediata, sobre todo si vamos a un campo laboral, pero desviándonos a un aspecto personal es diferente.

Una carta recita como trasfondo muchas cosas; que la persona que la escribe se tomó el tiempo de escribirla, que al hacerla buscó esas noticias atemporales pero completamente significativas que te está contando y que se dio un momento en un día completamente ajetreado para franquearla y ponerla en un buzón. Es cierto que recibir un email de una persona especial es lindo pero recibir una carta de alguien a quien quieres es diferente. Nunca dejé de escribir cartas, aunque las nuevas tecnologías me han obligado a en ocasiones recurrir a otros medios. Aún así pienso que los sentimientos se abrigan mejor en una carta.



Quito: sembrando buzones en las veredas

Pues sí, hay que aceptar que puedo sonar como una romántica empedernida, es justamente el porqué considero interesante la nueva iniciativa de Correos del Ecuador de rescatar del olvido a esta tradición, trabajando en  implementar  cultura postal en los ciudadanos. Por ello ahora es más fácil observar en distintos puntos de la ciudad buzones de correo. Personalmente yo no pude ignorar su crecimiento como girasoles amarillos en las veredas de grandes avenidas, esperando ser alimentados de palabras y nostalgias.

Actualmente la empresa tiene 1175 buzones instalados alrededor del país, en Quito existen 275. Como parte de la iniciativa y ante la necesidad de espacios donde se vendan estampillas y se provea mayor información sobre el manejo y envío de cartas, Correos del Ecuador ha motivado un negocio de franquicias accesibles la comunidad. Así que cercano a uno de los buzones siempre se encontrará una oficina de correos del Ecuador o un café o bar donde franquearlas. El motivar al mayor uso de los correos me parece algo muy positivo sobre todo porque permite a la comunidad participar directamente y así perder el miedo a este medio que siempre ha existido para nosotr@s.

A considerar:

-Los valores de las cartas varían por su peso, para los regalos o paquetes sale más económico ver otras opciones.

-Existe un monto mínimo de envío, cuando se trata de una carta sencilla su valor entrará en el mismo rango.

-Para enviar una postal, En Ecuador hay las opción de encontrarlas pre franqueadas caso en el que no se necesita comprar estampillas extras.

-Observar las estampillas detenidamente siempre provocará más de una sonrisa, ya que existen de todos lo modelos y colores.

4 pensamientos en “Rescatando al correo tradicional

  1. Empezaré por confesar un par de cuestiones
    1era no tengo NPI de cómo se manda una carta oficial, postales, etc
    y 2da nunca fui bueno, ni de lejos a doblar cartitas y me estresaba porque mis novias me mandaban cosas maravillosas y de a colores y brillitos y yo tengo una letra, bueno ya no tan patoja como la de antes, lo que ha faltado es la señorita adecuada pa mandar cartas, más que sea doblada en 8

    siempre he sido fan del papel, incluso sabiendo que mi letra patoja me quitaría algunos puntos y mis intentos de art attacks fracasaban con todo éxito, ya hace un par de años que no le vuelco mis sentimientos en el papel a nadie y la verdad ese tipo de cosas pequeñas se extrañan

  2. Hola vi tu post sobre el correo tradicional. Es algo en lo que estoy interesado, estoy escribiendo un libro que va sobre ese tema y me gustaria compartir ideas, me llamo Paco y puedes responder a este mail. Un saludo desde Sevilla.

  3. El correo postal tradicional, encierra un encanto que a traves de un mail no lo percibimos, es la verdadera intencion de transmitir un mensaje con dedicacion y esmero. Tambien atesoro aquellas cartas que por el tiempo se pusieron amarillentas, pero siempre vuelve el recuerdo de la sorpresa al recibirla, del perfume y color o de la particularidad que tenia aquel papel que alguien lo cargo de emociones, sentimientos, noticias, etc. De todos modos, solo tengo unas pocas, porque se habian dejado de usar por aquel tiempo. Ya casi con 30 años, sigo pensando q mas alla de contar con la tecnología, a la que valoro muchísimo por facilitar y acortar tiempos, creo que la intencion de volver a escribir una cálida carta es algo que tendria que permanecer vigente, al menos en ocasiones especiales. Hagamoslo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s