Quizás

Era nuevo pero a la vez tan viejo

Las mismas palabras, el mismo lugar

Pero la química era diferente.

Alterabas mis discursos,

Cuando me robaste las palabras ya no había vuelta atrás

Todo parecía ya escrito

Un juicio guardado y registrado en una carpeta

En un día alternativo.

Me hacías bien,

Y era algo que no sentía hace mucho

Guardaba mis reservas todavía no lo tenias todo.

Pero seguías explorando

-no tus manos- tu alma

Tus palabras registraban los resquicios de mis reflexiones

Solo lograste cambiar mi mirada,

¿Volver a sentir?

Teníamos mucho que recorrer,

Pero los planes venían en verbos

¿Acompañados de esperanzas?

¿Qué demonios?

Eras tú el demonio que me envolvía lentamente

Cobijabas los resquicios del terremoto

Y traías calma a las olas.

No sabía cómo pero apartarte de mi lado era imposible

No eras el modelo, no el antecedente,

No eras la fórmula…

Pero te convertías en el camino,

Sobre todo con tu mano en la mía.

Otra noche más,

Pero dormiría tranquila

6 pensamientos en “Quizás

  1. Si hablamos de sismos, mucha energía telúrica se desata cada vez que los labios besan y basta solo una mirada para que se pinten sonrisas y las palabras se atoren porque quiero decirtelo todo con mis ojos… y las palabras las secuestro por instantes, donde dejo paso a los silencios que terminan en besos, luego te las devuelvo para que compartas tu magia…
    Linda semana muuuuy linda semana

  2. “era nuevo pero a la vez tan viejo… las mismas palabras y el mismo lugar… pero la química era diferente…”

    A veces giramos en círculos concéntricos…

    • Justo porque saben como llegar a ti y quedarse… aunque son demonios para disfrutar. Gracias por pasarte por el blog! Un abrazo.

  3. … y el rumor de esa noche
    nos desnuda los poros
    descubriendo las pulsantes arterias
    que laten al fulgor de la pasión;
    enredados en la irreverente niebla
    que juguetea entre los cuerpos
    y el vaho de nuestras almas
    humedece las erógenas zonas
    de la entregada madrugada,
    los gemidos contagiantes
    de tu mente orgásmica
    ensordecen el estruendo
    de cada pacto dérmico
    y nos ahogamos en las lagunas
    que brotan aterciopeladas
    de nuestros excesos;
    olvidamos nuestros nombres
    y el raciocinio impecable
    se pierde en paisajes sabáticos,
    hipnotizado por los jadeos
    -excusa perfecta para tomarte-
    poseernos mutuamente obscenos
    en los tiempos transitorios
    donde las caricias pierden su anonimato,
    las suplicas danzan al son de más y más;
    entre orgasmos extrasensoriales
    al borde del pecado;
    entre el paraiso al sur de tu ombligo
    y el infierno al norte de mis muslos,
    soborno las ansiosas súplicas
    con ímpetu de lujuria
    incendio tus entrañas;
    con la sensación de alcanzar el vacío
    fugáz estremeces tu cuerpo
    y los espasmos oxigenando la líbido carnal
    nos entregamos al sendero del infinito placer….

  4. Vengo con el demonio a vistitar tu blog, pero no vengo a hacerte daño, vengo a leer las demoniadas palabras a través de tu poema. Y bueno, te declaro demonia de mis suspiros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s