El erizo

Basada en el libro de Muriel Barbery, ‘La elegancia del erizo’, Mona Achache dirige esta película que es una de esas que tiene la habilidad de calentar el corazón e invocar la magia de los placeres efímeros y los encuentros duraderos.

“Me llamo Paloma, tengo 11 años, vivo en la calle Eugene Manuel en París en un departamento de ricos. Pero a pesar de de toda esa suerte y de tanta riqueza después de mucho tiempo yo sé que el destino final es la pecera. Al fin de año escolar, el día que cumpla 12 años el 16 de Julio en 165 días me suicidaré”

y con esta decisión comienza la aventura de una niña nada usual, que vive en un mundo aparte creado entre sus dibujos y las grabaciones que hace con una cámara de video antigua regalo de su padre.

Paloma y Renée Michel (otro de los personajes interesantes) que cumple el estereotipo de lo que debe ser una conserje, callada, seria, viuda, una “vieja amargada” en sus palabras, manejan una rutina diaria que cambia repentinamente con la llegada de un nuevo propietario, el señor Kakuro Ozu, japonés de edad madura, que con sus misterios y conocimientos le abre nuevas puertas a Paloma, mientras poco a poco va descifrando los laberintos de Renée; que no puede quedarse mucho tiempo ya en el arquetipo bajo el que se escondía.

Una película que para enriquecerse visualmente utiliza también por momentos animaciones que toman vida en los dibujos que hace Paloma. Definitivamente mi recomendación de la semana. Lamentablemente no hay el tráiler en el francés original, pero este no está mal, excepto por el acento españolísimo con que se les escucha.

Para l@s amantes de los gatos otros de los elementos visuales y simbólicos es que los gatos son personajes recurrentes en cada uno de los hogares y son casi parte de la escenografía de cada una de las escenas. Con eso la directora me conquistó a mí.

5 pensamientos en “El erizo

  1. Andrea:

    Luego de varios meses de leer esta recomendación tuya busqué la película en México pero no la pude ver. Hace una semana estaba en Montevideo pero el temporal fue mi fuerza de negación.

    Y acabo de verla.

    Desde luego que por el tema de los gatos te tuve presente. Es una de esas películas que permiten reconciliarse con lo que aparentemente la vida es… o no es… depende del significado que se le quiera dar. Intencionalmente… desde luego. Si no fuera así ¿queda para la eternidad?

    Un abrazo desde Bs. As.

    Gracias por tu blog🙂

    • Después de verla se convirtió en una de mis películas favoritas, es cierto que te hace reflexionar sobre lo importante. Me alegra que finalmente la hayas podido ver, y por leerme también. Un gran abrazo.

  2. Pingback: 7 películas que curan « Lentes rojos y viceversos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s