Cazadora de nostalgias

Un cajón de recuerdos y una canción,

Esas últimas frases que se hicieron humo,

Sin odios

Pero acompañados de lágrimas.

Eran quizás los últimos parrafos del testamento,

-siempre tuviste la capacidad de robarme las palabras-

Pero esta vez te las llevabas para siempre.

Guardaré los momentos dulces

Las sonrisas, la estufa

Nuestras guerras privadas,

Los viajes y los amaneceres.

Tus labios tantas veces en los míos,

El espacio entre tus brazos

Reservado para mí como mi sonrisa

Eran ahora melodías eternas que quemaban las manos.

Palabras que se perdieron entre tantos gritos

Pensamientos añejados junto a esperanzas.

A veces no quedaba más que imaginar,

Cambiarse de vereda y seguir

Aún sin saber el camino.

Estrenando minutos en el mismo escenario,

Cazo sueños para no despertar,

Con un maullido como música de fondo,

Cuando mi mayor temor

Es cruzarme con recuerdos tuyos en la calle.

Hoy apelaba al silencio de todos,

A que las apariencias existan y sea suficiente,

A que las mentiras surtan efecto

Como un placebo.

La excusa era observar,

Curar los girones de piel heridos,

El corazón clamando presencias

Ignoraría al destino,

Sin coincidencias tú no existías.

Para qué recolectar retratos anónimos ahora

Cuando no te iba a tener como tantas noches

Porque este domingo si podría morir.

6 pensamientos en “Cazadora de nostalgias

  1. Tu poema me llevó a los sentimientos de la ruptura cuando esta fresca, nos duele y pensamos mucho en las cosas que se comparten y que al terminar se pierden quizás para siempre. Gracias por compartirlo =)

  2. Ay… suena a dolor de alma…. todo pasa todo pasa nada queda… la vida sigue…animo amiga🙂

  3. Siento como un robo de sueños el escrito. La sensibilidad que nos gana ciertos minutos, pero que uno ya no sabe si disfrutar ese ardor o no. Gran relato, como siempre. Y me voy con alguna de tus palabras en mente: “Cambiarse de vereda y seguir, aún sin saber el camino”.

  4. Me hizo estremecer, sentimientos y escenas comunes, cargados de esa nostalgia, palabras ahora compartidas, palabras transformadas, palabras tal vez calladas, pero en definitiva, no logró su propósito, robarlas.
    Me encanta leearte Andrea, saludos!

  5. Ma-ra-vi-llo-so, me gusto la manera de conectar tus versos con el surrealismo de Magriette. Me has sacado un suspiro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s