Venom

Del latino odium la palabra odio se encuentra en el diccionario bajo la definición de “Aversión que se expresa hacia una persona o cosa” si me preguntan no es un significado que pueda recoger completamente el peso que tiene tan hermosa palabra. Sus sinónimos podrían explicarlo mejor: antipatía, rivalidad, hostilidad, hiel, acrimonia. Incluso me encontré con palabras como repugnante o execrable.  En francés lo puedes reconocer como hair o detester, en inglés hate, en español no tengo más que decir que es la palabra que expresa lo que me consume en este momento.

Toda la vida, encerrada en la idea de que mediante el odio o la violencia no se llega a ningún lado, me he encontrado con personajes y vacios en el tiempo espacio, que se merecían ser detestados. Noches como esta no tengo más que decir que dejaré de huir de este sentimiento, de este estado color petróleo, que aunque te sumerge más te deja ver que tan negro puede ser el camino.

Tengo que confesar que este nuevo odio que me visita me sorprende, llegó con la capacidad de ayudarme a ser drástica, terminante. Los tonos grises han sido siempre una buena opción de paleta, este sentimientos me los muestra brillantes. En este momento no es un algo contra alguien,  es contra  el mundo que se me cayó encima y no pienso sostenerlo con una sonrisa. No pienso dejarlo rodar tampoco.

Porque este no será uno de esos mensajes que no responda, ni la llamada que ignore vilmente para luego inventarme una excusa. Yo confieso, sin vergüenza, que hay rostros que me producen rechazo. Es como descubrir que cierta persona que te gusta no está disponible, que él que te atrae y esta disponible no sabe lo que busca en una relación, o él sabe lo que quiere sentimentalmente tiene una relación demasiado cercana con su madre.

No pienso pelear más el universo, pero no me quedaré sentada. No dejaré ya que ciertas palabras consuman mis pensamientos y mis oídos. Tengo que decir que el odio me ha permitido sentir grandes cosas, la emoción de la violencia, la venganza, las iras. Creo que definitivamente las iras valen mucho más de lo que consideramos. Después de todo nos enseñan en que parte de nuestro cuerpo está el hígado. Mis silencios están exhaustos y mi paciencia lucha por sacar memorias inútiles del disco duro del corazón. El odio me llama, con una voz tentadora y un aroma a aquel perfume masculino que me encanta. Infierno o no, creo que lo visitaré. Sino por el resto de esta semana, al menos esta noche.

2 pensamientos en “Venom

  1. hay algo bueno del odio, y eso es que, como el amor, te anima a hacer lo impensable. las bestias continúan su movimiento contínuo de no ser por la risa, y el amor a veces necesita ser lubricado con lágrimas.

  2. En mi vida conocí mujer igual a la flaca ( Martinez ), hombre que odié con todo mi corazón y que ahora amo y respeto con toda devoción. La gente y la moda cambian continuamente, en mi mente quería odiar a todo mundo y ahora quiero hacer el amor con todos y todas.

    Un día negro no necesariamente es un día malo. Sino todo lo contrario, el negro es solo un color que me incita al perdón, a la paz y a los rockeros de la concha acústica que se reúnen los 31 de diciembre todos los años; y de vez en cuando aquel color me incita a la lujuria.
    Solo quiero ser normal como Lady Gaga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s