Un pequeño pueblo universal

El andar en trabajo académico últimamente ha llamado mi atención a un tema bastante interesante, contextualizado en la actualidad donde todos “somos universales”. Una realidad a la que hemos llegado mediante los avances en la tecnología y a los diferentes medios a los que accedemos. Metafísicamente tendría decir que los “twitteros” superamos el efecto mariposa, lo volvemos inmediato. No en vano, para varios autores, Internet es la materialización en bytes de lo que McLuhan denominó “la aldea global”, que involucra una serie de conexiones infinitas entre las personas de la sociedad, las instituciones y los individuos.

Sin embargo esta aldea global nos pone en una disyuntiva, a la que he llegado a concluir sobre todo con una mirada más cercana al twitter, al que accedo como usuaria activa. Se puede conocer casi directamente sobre un hecho que sucede a millones de kilómetros, pero el internet nos mantiene finalmente en una “aldea”, autores como Xosé López García insisten en afirmar que las transformaciones comunicacionales de la última mitad del siglo XX comprenden una doble y simultánea perspectiva “glocal”, global y local a la vez. Ahora, las comunicaciones, de todo tipo, tienen que considerarse desde una perspectiva sobre todo “glocal”, término que como concepto me pareció fascinante. Ya que

“Cualquier análisis de los procesos de comunicación mediada tecnológicamente en los escenarios territoriales y sociales nos obliga a una previa diferenciación entre lo local, lo global y, en una búsqueda de síntesis de los dos, de lo “glocal””

Xosé López García Mercade. Periodismo de proximidad.

Paradójicamente a mi percepción esta “aldea global” a la que pertenecemos es la que hace es que todos seamos parte de un pueblo tradicional, uno de esos donde hay las vecinas chismosas, la vieja que va a la Iglesia todos los días y se dedica a criticar, el borracho, el filósofo del pueblo. Y esta en nuestro poder el canalizar el manejo de la información para no permanecer en “ese pueblo inmundo”. La información en vez de ser un arma para el ataque, debería convertirse en una herramienta que utilizada de manera adecuada ofrezca a sus audiencias un empoderamiento que genere procesos y sobre todo conflictos dentro de la psiquis de los que accedan. No queda más que personalmente no convertirnos en un personaje inútil de esta aldea sino el generar información que produzca revoluciones.

2 pensamientos en “Un pequeño pueblo universal

  1. Estoy de acuerdo con lo escrito. No hay mejor ejemplo de lo que McLuhan quiso decir con “Aldea Global”. Lo malo es que los pobladores de esta aldea no se da cuenta de cuán útil es y, mayormente, es vista como un modo de entretenimiento. La Internet -como usted lo ha mencionado- es eminentemente un medio de comunicación y puede ser utilizado como tal para hacer notar la voz de las mayorías.

    • Creo que en ciertos casos no hay que estigmatizar de alguna manera el internet, es cierto que puede servir para el entretenimiento. Lo ideal es que a parte del entretenimiento cumpla una función informativa y educativa, sobre todo refiriéndose a las redes sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s