Soledades, tecnología y cine

“Si aun cuando sé a quién estoy buscando no lo puedo encontrar, como voy a encontrar al que estoy buscando si ni siquiera sé cómo es” Mariana

En el 2004 en Argentina, el director Gustavo Taretto presenta su cortometraje Medianeras, de 28 minutos. Sus diálogos cargados de crítica social no pasaron desapercibidos para una audiencia que por sobre todas las cosas se sintió identificada con su contenido. En el 2011 su director toma el reto de hacerlo un largometraje bien logrado. Trayendo a la mesa varios temas de actualidad.

La definición de medianeras se remite a la pared divisoria que está en medio de dos casas o fincas y que pertenece por igual a los dueños de ambas. Tengo que confesar que antes de ver la película no conocía que aquel elemento arquitectónico se denominaba de tal manera, así el término medianeras llegó a mi vocabulario acompañado de muchos simbolismos más. Un cine que en su construcción se relaciona provocadoramente con la arquitectura obteniendo una combinación gris, melancólica, sombría y encantadora a la vez.

Un mundo manejado por la tecnología, una “aldea global”, en la que todos se conocen pero ninguno se toca, es el argumento. El cómo dos personas compartiendo espacios geográficos cercanos e incluso tecnológicos no lleguen a distinguirse entre todo el ruido visual y mediático. Y como la presencia de grandes cantidades de gente en determinado territorio no ha conducido a una mayor convivencia entre ellos. Tanto el corto como el largometraje hacen una crítica y muestra de la vida de la sociedad de Buenos Aires y muchas otras ciudades que comparten estas características. Film que muestra la relación inherente que existe entre los espacios y los modos de vida de quienes lo habitan.

Los personajes principales de la cinta son Martín, fóbico, asocial y diseñador de páginas web. Mariana es arquitecta, pero trabaja como decoradora de vidrieras, acaba de pasar por la ruptura de una relación larga y tiene una afición a los libros de “Donde esta Wally”. Son increíblemente parecidos aunque nunca han se han cruzado. La película tiene cosas de Amelie y 500 días sin ella. Algo lenta y melancólica logra mantener una historia que sin ofrecer mayores esperanzas a sus protagonistas, nos deja una duda que puede o no puede verse resuelta en el final.

Acá dos de sus trailers:

Más que divertidos son los métodos de publicidad que se eligieron para promocionar el film basados sobre todo en redes sociales, acá su página de facebook.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s