Desvelada

El tiempo se confundía cada vez más con el espacio
Mientras los recuerdos se oxidaban entre las fotografías.
Habría más de cien noches vividas,
Cuando al final el destino nos pase la cuenta.
Pero uno que otro maullido se mezclaban en el entrecejo.
Resistir, bailar, respirar.

Otro vaso de whisky y el sentido se recuperaba,                                                            No había mejor perspectiva que la que no se entendía                                            Pero que te dejaba ver los reflejos del otro lado.                                                            Sin verdades el universo era apenas un susurro,

Cada quien escogía el camino deseado.                                                                             Esa noche en silencio la luna volvía a ponerse su antifaz,                                            Se disfrazaba para pasear entre los humanos.                                                                 No éramos más,                                                                                                         Simplemente no lo éramos…

Los momentos de sosiego apenas sumaban instantes.
Hace dos meses estaba en el calor de unos ojos                                                            Que se parecían a los de mi madre,                                                                                  Hace un año un desconocido se descubrió entre un vaso de vino

Y una tarde en el parque.                                                                                                      Pero los viajes en el tiempo dejaban resacas mortales,                                                  Y se volvía un sentimiento perversamente agradable.

Que el secreto sea entonces guardarte sin vergüenza entre mis palabras,
Hasta que te diluyas en ellas.
Con el aroma de la pasión y el deseo
Como única música de fondo.
Y mi mente que no dejaba de buscar el fin de este laberinto.

La única certeza que me quedaba,                                                                                       Era que el ronroneo de un gato aplicado en generosas dosis                              Puede curar el alma.

5 pensamientos en “Desvelada

  1. “La única certeza que me quedaba, Era que el ronroneo de un gato aplicado en generosas dosis Puede curar el alma.”

    Verdades como puñales

  2. Quiero compartir un silencio
    -una eternidad-
    atrapado entre el nunca y el después;
    inevitablemente me invade
    la quietud de una espera,
    y todo cabe en un verso
    -sosteniendo mi alma quebrada-
    en un puñado de lamentos
    sobre el limo blanco
    de una fría hoja;
    mil asaltos literarios
    robando líneas azules,
    ultrajando armonías,
    un breve texto
    extraviado en el laberinto
    de otro mítico relato
    -sombras vagas-
    mariposa de oscuras alas,
    de gestos vanos y gastados,
    de entrañas tibias y estériles;
    mujer de senos peregrinos,
    palabras transparentes
    y mil moradas del miedo,
    y todo cabe en un verso.

    Majinga SXEtto

    “La única certeza que me quedaba,
    Era que el ronroneo de un gato aplicado en generosas dosis puede curar el alma.” — endemoniadamente cierto!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s