Películas para volver a sentir

Recordaba mis quejas hace un tiempo, cuando decía que últimamente no han habido películas de esas que me dejen sin aliento que me fascinen y que me dejen reflexionando sobre sus contenidos por largo tiempo. O al menos si las hubo no se cruzaron por mis manos. En las últimas semanas esto cambió, ahora me cuesta escoger una sobre cual hablar y no pienso decidir entre ellas.

A modo de postales presentaré entonces los tres largometrajes (que para su información siguen en cartelera, en Ecuador al menos) que me dejaron sin aliento y con la piel de gallina. Tengo que confesar que hace mucho ningún tipo de film me traía este tipo de sentimientos tan fuertes o me conmovían. La contrastación de sus orígenes es otro gran detalle, pero creo que continuaré la explicación con cada una.

La source des femmes

“Sus corazones están tan secos y espinosos como este pozo”

Traducida al español  como “La fuente de las mujeres”. La conciencia del poder que puede ejercer una mujer es el mensaje más fuerte de esta película dirigida por  Radu Mihaileanu. Se trata de una producción belga, italiana y francesa grabada en el Africa. En una comunidad la única fuente de agua es un pozo en el tope de la montaña al que para llegar hay que atravesar un camino difícil, por tradición han sido las mujeres las que tienen que recorrer esta ruta con los baldes de agua, y ha sido causa para que muchas, que lo recorrieron embarazadas abortan a sus hijos al caerse y golpearse.

Leila una foránea casada con un joven miembro de la comunidad comienza una revolución que se basará en el dejar de tener sexo con sus esposos para que ellos sean los que ayuden con esta tarea. Lo que de inicio a ellos les pareció un acto que no duraría desemboca en importantes acciones que pondrán en tela de duda muchas otras costumbres innecesarias mantenidas en la comunidad.

The way

“No se escoge una vida papá, se la vive”

Traducida al español como “El Camino” llego hace poco a carteleras en Ecuador a pesar de haber sido estrenada en el año 2010. La película reúne a dos grandes personajes como Martin Sheen y a su hijo Emilio Estevez que representa el mismo papel en la película. Daniel (Emilio) hijo de Tom (Martin) es un doctor profesional que decide un día dejar su trabajo rutinario para recorrer el mundo. En su trayecto muere en Francia recorriendo el Camino de Santiago hasta España, su padre a coordinar los arreglos para su entierro y sin pensarlo mucho decide terminar la ruta a nombre de su hijo.

En el camino conoce a personajes que pondrán en perspectiva muchas de sus realidades y descubrirá un mundo con nuevos ojos. Hermosos paísajes, fuertes emociones y sobre todo la sensación que produce el largometraje es la de escapar, viajar, recorrer. De no detenerse y simplemente descubrir las tantas rutas que nos ofrece el destino.

Sin otoño, sin primavera

“En Guayaquil la profesión más berreada no es ingeniero comercial, es músico frustrado”

El cine ecuatoriano sin duda ha recorrido un largo camino, con bastante felicidad se puede encontrar en cartelera más de una película producida, dirigida o grabada en Ecuador. Tengo que decir que esta producción del director guayaquileño Iván Mora me encantó. Personajes que viven y sobreviven en los extremos, jóvenes punk, músicos frustrados, adicciones a las drogas en unos casos y a la rutina en otros; van armando un retrato duro pero sobre todo real de lo que es la vida en un Guayaquil que se muestra cálido y testigo. Romances que nacen y se rompen entre long plays y ataques de violencia. Muy bien lograda, una muy interesante banda sonora y sobre todo un retrato de las diferentes realidades (que para perder la costumbre en nuestro cine, no son las marginales) que dejan un agradable sabor de boca al salir del cine.

2 pensamientos en “Películas para volver a sentir

  1. Mi primer comentario al salir de la sala al ver Sin otoño sin primavera fue: mmmm.. temas trillados, personajes cojudos, musica demasiado bulliciosa, balada punk??? no me jodan!!!. Después como por arte de magia me dio ganas de una cerveza. Esa noche me metí de todo, y recuerdo al cajero del bar pedirle toda la noche Ilegales y full musica punk. Al día siguiente desperté con un chuchaqui de mierda, cambiando completamente de parecer. Esa pelicula me habia hecho recordar mi adolesencia colegial, esa rebeldia, esa irreverencia que ahora por cierto me cae un poco mal (guambras tarados jaja). La puedo poner como la pelicula que me hizo regresar en el tiempo, con toda la energia, con todo el desenfreno, con todo el cabello que tenia. Si… no estubo mal.

    • Hay que decir en su favor que es algo que no se ha hecho en el cine ecuatoriano, son historias trilladas pero muy bien contadas, para mí la música fue uno de sus fuertes. Y es justamente tu conclusión final lo que le da vida a la película, nos lleva a esos recuerdos vividos llenos de nostalgia. Interesante aporte. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s